Cerca de 1.000 personas se dieron cita el sábado en la basílica del Sagrado Corazón de Jesús del Tibidabo en Barcelona

en el acto de desagravio convocado por los Jóvenes de San José para reparar la profanación de las imágenes de Nuestra Señora de Montserrat y Nuestra Señora de los Desamparados, así como para orar por las personas que realizaron un cartel blasfemo. No ha sido «un acto contra nadie», afirmó Marcos Vera, presidente de los Jóvenes de San José, quien tiene para los provocadores palabras de perdón: «Os perdonamos de corazón, de verdad, como un hermano perdona a otro hermano. Pedimos a Dios que tengáis la oportunidad que nosotros hemos tenido de conocerle y de quererle. Dios os espera con los brazos abiertos. Y vuestra Madre no os olvida y os ama con toda su alma».act

Deja un comentario