Enero de 2016

Enero de 2016

Año 14º.- Mes de Enero de 2016 

  1. Estamos de enhorabuena, hemos inaugurado el JUBILEO DE LA MISERICORDIA en el Tibidabo. Muchos barceloneses subirán al Tibidabo para implorar la gracia de Dios en el sacramento de la Penitencia, orar, y alcanzar la indulgencia plenaria según las normas establecidas. Nos alegra ver ya signos de la gracia de Dios que durante este año tocará con fuerza este lugar esparciendo la misericordia del Padre. Pedimos por todos los fieles que subirán al Templo durante este año de gracia.
  2. Después de unas pocas palabras, el nuevo obispo nos ha emocionado a todos”, nos dice contento un sacerdote que acompaña a unos cuantos jóvenes que han asistido a la misa de las familias presidida por el nuevo obispo de Barcelona Mons. Juan José Omella. Pedimos el fuego del amor del Espíritu Santo para nuestro nuevo obispo, que ciertamente no tendrá fácil su labor pastoral en Cataluña.
  1. No podemos olvidar al P. Servacio, sacerdote salesiano, miembro de esta Comunidad del Tibidabo, que falleció el día 2 de este mes de enero para pasar a la casa del Padre. Ministro de la Eucaristía dominical de las 11’h, se encargaba de un grupo de la adoración nocturna y servía al Templo como sacristán. Que el Señor le haya recompensado su labor apostólica sacerdotal. Lo tenemos presente en nuestras oraciones.
  1. Encomiéndeme es sus oraciones, esta mañana me han ido bien las cosas y creo que tendré un buen trabajo”, nos dice un señor al salir de la capilla de la adoración. Pedimos por tantas personas en paro que buscan un trabajo digno, y para que se den posibilidades de poderlo encontrar.
  1. En los días de Navidad hemos podido ver muchas familias, que con sus pequeños, han dado alegría y espontaneidad a las misas, y con ternura iban a besar al niño Jesús. Pedimos por todas las familias cristianas, para que nunca les falte la alegría y sencillez de los pequeños.

  2. ¿Es aquí en donde se puede ganar el Jubileo? ¿Cómo se hace? Nos pregunta un abuelo en una mañana radiante de enero al entrar en la cripta con su nieto apenas abiertas las puertas. Les invitamos a tomar el folleto informativo, y contentos continúan su visita. Pedimos las bendiciones del Sagrado Corazón de Jesús para todas las personas que durante este año celebrarán el Jubileo en este Templo.

 

  1. Un grupo de muchachos de la parroquia de “La Mare de Deu de Belén” sube la montaña con dos monitores seminaristas. Primero van a la capilla de la adoración perpetua, luego escuchan con atención la historia de Don Bosco, y suben a los pies de la imagen del Sagrado corazón, para ir luego a pasar el día en el parque. Pedimos por los jóvenes adolescentes que nos visitan, para que sean buenos amigos y el Señor les preserve de todo mal de alma y cuerpo.
  1. “¡Que hermoso!”, nos dicen tantas personas apenas entrar en la cripta y ver la arquitectura y los mosaicos venecianos. Aprovechamos el primer impacto para narrarles la historia de Don Bosco e indicarles la capilla de la adoración, en donde hace 50 años justos que se reza día y noche intercediendo por España. Pedimos la sensibilidad artística y religiosa para todos los que nos visitan.
  1. Un joven papá con dos hijas pequeñas se para a rezar delante del Santo Cristo. Impresiona la ternura y devoción de las niñas. Nos acordamos de las familias cristianas, para que los hijos reciban de los padres las primeras enseñanzas religiosas a las que tienen derecho.
  1. Hoy empieza el año de la misericordia”, nos dicen varias personas al solicitar la confesión en el día de la Inmaculada. Pedimos para que sean muchos los cristianos alejados que se acerquen a los Sacramentos en este Año Santo.
  1. Una joven entra cuando ya ha oscurecido, se llama Gemma, y al indicarle la capilla de la adoración, va sin más. Luego nos dice que mañana volverá porque tiene un día libre. Pedimos por los jóvenes, para que sean fuertes espiritualmente y encuentren el camino que Dios ha pensado para ellos.
  1. Somos misioneras de la “Fundación de Nuestra Señora del Encuentro con Dios”, que estamos en varios países de Hispanoamérica y también tenemos adoración perpetua en Barcelona”, no dicen tres monjas que con un grupo de jóvenes y niños han subido a pie la montaña. Pedimos por las familias religiosas, para que se multipliquen y sean fieles a su carisma fundacional.
  1. Cuatro jóvenes están sentados en los últimos bancos de la cripta, y muy serenos escuchan la música de fondo. El que los ha subido hasta aquí vive en Barcelona pero los demás son de la India. Nos escuchan durante unos minutos. Pedimos por los jóvenes de la India que viven en Barcelona, para que conserven su sensibilidad y su admiración por lo bello.
  1. A nosotros nos casó el padre Samsó” nos dice una pareja ya mayor después de asistir a la misa de 12h. Le dijimos que había fallecido y lo sintió porque le estaba muy agradecido. Pedimos por todos los salesianos ya fallecidos que han formado parte de la Comunidad del Tibidabo, para que intercedan por las personas que se acercarán aquí en este año del Jubileo.
  1. Tres jóvenes se pasean por la cripta. De pronto, uno se separa del grupo, va hasta el gran crucifijo, toca los pies a Jesús y con la misma mano se santigua. ¿Qué ha pasado? Interpretamos que ha habido un espontáneo que le ha salido fuera: el amor a Jesús. Pedimos por los jóvenes, para que lleguen a conocer y amar a Jesús, y los pastores sepamos anunciarlo de palabra y con obras.
  1. Hemos venido a ver el Tibidabo y como estaban cerradas las verjas las hemos saltado”, nos dice con desparpajo el joven papá que con su hijo de seis años, acaban de saltar las verjas de las escaleras. Ya era de noche. Conversando con ellos el papá reconoce que la vida les ha sido dura y “algo tiene que haber”, porque si no nada se entiende. Al cabo de un rato se vuelven a poner los cascos y emprenden la bajada con su moto. Pedimos la gracia de la fe, para las personas sencillas que luchan por la vida.
  1. Un adorador viudo, que ya lleva 40 años en el turno nocturno de los primeros martes, está luchando contra el cáncer con varias operaciones y trasplantes. Ahora que se encuentra mejor, se ha podido reintegrar en “su grupo”. Pedimos el gozo en el Espíritu, para los adoradores que ya llevan media vida adorando en su turno cada mes al Señor sacramentado.
  1. Dos muchachas jóvenes están sentadas durante un buen rato en el primer banco. Al decirles que nos ha impresionado su devoción, una de ellas que es musulmana, nos dice que no puede perdonar el daño que le han hecho. Les hablamos de Jesús que siempre perdonó. La otra era ortodoxa. Presentamos al Señor las personas que nos han visitado estas Navidades, que el Señor les haga fuertes en el amor.
  1. Me ha costado sacarlo de casa, pero al final lo he conseguido”, nos dice la señora de la pareja, ya mayor, que llega al Templo por la mañana de la fiesta de inicio de año. Ella lleva a su marido del brazo que camina despacito con su bastón. Están un buen rato en la capilla de la adoración. Pedimos la paz y la salud, para los abuelos que siguen teniendo un gran protagonismo en tantas familias.
  1. Un padre de familia, que participa en la eucaristía del domingo, nos pide que recemos por sus dos hijos que están en la cárcel por drogas. Hace poco que ha venido de Hispanoamérica, no tiene trabajo y se ha juntado con una señora. Le decimos que rezaremos por él y sus hijos. Pedimos por las familias que sufren por algún hijo en drogadicción, para que se acojan a la misericordia del Señor que nunca les puede abandonar.
  1. Os dejo 80 millones por si vuelvo ya que me tengo que reencarnar”, nos dice un señor que está recibiendo mensajes raros en el psiquiátrico donde vive. En la cripta, es muy fervoroso y siempre compra velas para ponerlas a los santos. Pedimos por los centros psiquiátricos, para que traten con cariño a los enfermos y tengan en cuenta el destino eterno de todos.
  1. Un señor joven vestido de deportista y sudoroso, entra en la cripta y se queda de pie. Se ha fijado en los mosaicos y nos escucha interesado. Al decirnos que es sacerdote del Opus y trabaja en el colegio Vilaró, nos cogemos confianza, y al final de la conversación, nos anima a seguir nuestra labor en el Templo. Pedimos coraje evangelizador, para los educadores de los colegios religiosos.
  1. ¿Cómo puedo bajar hasta el centro de la ciudad?”, nos dice un joven que trabajó en Venecia, ha estudiado en los salesianos y ha querido subir al Tibidabo. No para de hablarnos de Venecia donde vive. Pedimos por los antiguos alumnos salesianos, para que el amor que tienen a Don Bosco, les fortaleza en la fe y en la lucha contra el mal.
  1. Una madre de familia sube a misa con tres hijos que se quieren confesar para prepararse a la Navidad. Suele ir cansada, nos dice, porque por las noches, siempre suele surgir algún problema con los pequeños. Pedimos por las familias que han vivido la Navidad en cristiano, para que el Señor las bendiga y fortalezca en sus problemas y sufrimientos.
  1. Bendígala porque se acaba de casar y quiere tener un niño”, nos dice la amiga de una joven italiana que vive en Terrasa y visitan el Templo. Presentamos esta petición al Sagrado Corazón, para que bendiga a los matrimonios jóvenes con hijos.
  1. Un antiguo alumno salesiano de Sabadell que cada día ve el Tibidabo, tanto desde el pueblo como desde Barcelona, en donde trabaja, nos dice que siempre tiene presente a los salesianos, sobre todo a aquellos que le dieron clase, y asegura que esta montaña santa está siempre en su vida y esto es fantástico. Pedimos la alegría y la paz del Señor para los jóvenes, y no tan jóvenes, que llevan en el corazón el recuerdo de sus años de formación con los salesianos.

  2. Hemos tocado el agua del mar y ahora estamos en la montaña del Tibidabo”, nos dice la chica mayor de los siete pequeños , que con el abuelo, bastón en mano, han llegado hasta esta cumbre de más de 500 metros. Finalizaron su recorrido entrando en la capilla del Santísimo. Pedimos por los abuelos, para que sepan dedicar con gozo su tiempo a los nietos, ya que es la mejor manera de emplearlo.
  1. El fotógrafo de una pareja vestida de novios, nos pide poder entrar en la cripta, asegurándonos que no se sacarán fotos. Son judíos que viven en EE.UU, no están casados pero han querido venir. Escuchan un buen rato la historia del Templo y luego se pasean muy devotos. Aunque no entendemos demasiado el porqué han subido, seguro que el Sagrado Corazón de Jesús les mira con cariño. Pedimos por las parejas que viven juntos, para que descubran la importancia del sacramento para formar una familia.
  1. Yo soy guía turístico y me he comprado el folleto para prepararme y poder acompañar a los grupos; hay mucha gente que no conoce este lugar”, nos dice en catalán, un señor cuando le informamos del nombre de Tibi-dabo. Pedimos por los guías turísticos, para que sean honestos y narren la historia con el sentido religioso con que se ha vivido.
  1. Tres muchachos y un joven que están en Barcelona para estudiar español, pasean en la cripta, uno francés, otro inglés y otro italiano. Al narrarles la historia escuchan con interés. Pedimos por los estudiantes extranjeros en Barcelona, para que se dejen guiar por el Señor en el camino de la vida.
  1. Esta es la casa de todos”, nos dice un señor al salir de la cripta algo molesto porque le avisamos que hablase flojo. Le contestamos, que los que están rezando tienen derecho a tener el silencio necesario, para que la belleza del arte entre en el espíritu. Pedimos por todos los que nos visitan el gozo en el Espíritu.
  1. Un grupo de 3º de la ESO del colegio Francesc Macià de Cornellà, entra en la cripta mientras sus compañeros están en la plaza. Al hablar con ellos captamos que muchos están bautizados pero casi ninguno ha hecho la comunión. Las chicas ciertamente son más serias que los chicos a los que les cuesta tomarse las cosas en serio. Pedimos por los muchachos/as de 3º de la ESO, para que se abran al mensaje de la fe, y no se dejen secar el espíritu por los mensajes paganos.
  1. Soy inglesa y hablo italiano porque he vivido tres años en Italia, ahora estoy estudiando español aquí”, nos dice una joven que se pasea serena por la cripta mirándolo todo detalladamente. Escucha con interés la historia y al preguntarle si es católica nos dice que no tiene religión. No nos cansamos de pedir por los jóvenes, para que la ciencia y la belleza les abran el espíritu al Creador.
  1. Al caer de la tarde, una joven pareja está sola y en silencio dentro de la cripta. Están empezando a conocerse. Ella es de Cádiz y ella catalana. Escuchan con interés la historia del Tibidabo. Es normal que estén contentos. Pedimos por las parejas que inician en serio su relación, para que se respeten y puedan llegar al sacramento para formar una familia cristiana.
  1. Soy antiguo alumno salesiano de Argentina y estoy estudiando en Bellvitge mi especialidad en medicina. Me acuerdo muy bien de cuando vino la urna de Don Bosco e hicimos una gran fiesta”, nos dice un joven que se ha alegrado al escuchar la historia del santo en Barcelona. Pedimos por los jóvenes que han estudiado en los salesianos, para que sean fieles a las enseñanzas que recibieron.
  1. Un grupo de jóvenes neocatecumenales de Barcelona sube a menudo por la noche para rezar el rosario por las vocaciones sacerdotales. Nos unimos a ellos y pedimos al Señor por esta gran necesidad de ministros consagrados para el servicio de la Iglesia
  1. Cada día lo primero que hago es saludar al Señor. Subo en bicicleta, no entro porque voy en traje deportivo, le hago una oración, y me bajo”, nos dice un señor que sube algún día a la adoración por la noche. Pedimos al Corazón de Jesús, que vaya atrayendo adoradores que intercedan por la paz.
  1. En estos días de Navidad todos nos hemos hecho un poco más pequeños. Han sido muchas las familias que con sus hijos han entrado en la cripta y han ido a besar al niño Jesús. Quizá no tantas como en otros años. Pedimos por los cristianos, para que nunca nos falte la alegría y la sencillez.
  1. “¿Sabéis rezar? Le preguntamos al niño y a la niña que está ante la puerta de la adoración mientras la madre ha entrado dentro. ¿Qué es esto? nos contestan. Al salir la madre, que sólo ha estado mirando, les indicamos que rezar es fácil, porque basta darse cuenta de lo que tenemos: la salud, la comida, la naturaleza… y damos gracias a Dios. Pedimos por los niños/as que no conocen a Jesús, para que haya alguien que les hable de él, lleguen a descubrir la vida como un don y sean agradecidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: